Crisis en Cataluña entre la CUP y el PDeCAT a 50 días del referéndum

catalanes

La CUP y el PDeCAT -el partido de Carles Puigdemont- afrontan profundamente divididos la recta final hacia el referéndum independentista previsto para el 1 de octubre. Al enfrentamiento que mantienen por las acciones de la izquierda soberanista contra el turismo de masas en Barcelona se suma, ahora, la campaña que ayer presentaron los radicales para pedir el voto por la secesión de Cataluña.

El partido anticapitalista soliviantó a la dirección del PDeCAT tras hacer público un cartel propagandístico en el que se equipara al ex president de laGeneralitat Artur Mas con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Ambos líderes aparecen caricaturizados, junto a otros personajes públicos -entre ellosFelipe VI o FlorentinoPérez-, bajo el lema «Barrámoslos».

En el caso de los dos políticos, la CUP los identifica con los casos de corrupción en los que están implicados sus respectivos partidos. El PDeCAT no tardó en hacer público su enfado: «Dais pena». El líder del PP catalán,Xavier García Albiol, tachó la campaña de «fascista».

El cartel que ha crispado al PDeCAT caricaturiza a Rajoy y Mas como dos figuras que la CUP aspira a «barrer» de los Països catalans -como denominan a los territorios de habla catalana- si tras el referéndum se proclama una república independiente.

El presidente español aparece con un sobre de dinero en B, en referencia al‘Caso Bárcenas’. En el caso  del ex president, Artur Mas,  lleva ‘Caso Palau’inscripto sobre su espalda. Una equiparación simbólica entre los dos políticos que para el PDeCAT resulta un acto «miserable», según publicó en la red social Twitter el coordinador del partido, David Bonvehí, a los pocos minutos de que el cartel fuera difundido. «Poner en el mismo saco a Mas y Rajoy es miserable. Uno, condenado por demócrata; el otro, el jefe de un Estado (sic) que persigue por las ideas. Dais pena», sentenció.

.Bautizada con el lema ‘¡BarrámoslosDesobediencia, autodeterminación, Països Catalans’, la campaña de la CUP presenta su tradicional lista de fobias políticas a las que instan a «derribar» el 1-O, según sostuvo  su portavoz en el Parlament,Anna Gabriel.

Además de Rajoy y Mas, el cartel incluye al Rey y a la Infanta Cristina; al ex presidente del Gobierno José María Aznar; al torero Juan José Padilla; al ex presidente de la Conferencia Episcopal Antonio Rouco Varela; el ex presidente del PP de Castellón Carlos Fabra; a Florentino Pérez, presidente de ACS; o aAna Patricia Botín, presidenta del Santander. Una iconografía gobernada por una mujer con una escoba que, para la CUP, aparta de la Cataluña independiente todos los símbolos de las «viejas estructuras de Estado», desde el «patriarcado» y el «capitalismo salvaje» hasta la monarquía.

La cartelería de la CUP culmina un mes de continuos enfrentamientos entre los antisistema y el PDeCAT. A lo largo de las dos últimas semanas la tensión ha crecido entre ambos a raíz de las acciones que Arran yEndavant han llevado a cabo en Barcelona para denunciar los efectos del turismo masivo.

Pese a las advertencias de la CUP, el Govern se personará ante el juez cuando se identifique a quienes asaltaron un autobús turístico. La CUP acusó también a los los Mossos d’Esquadra, controlados por el PDeCAT, de actuar en «connivencia» con los especuladores al desalojar dos edificios en Barcelona en dos días.

Hugo Barze – Corresponsal en Europa

Powered by keepvid themefull earn money