Residuos y escombros; el nuevo contrabando de Gibraltar

basura

Una investigación contra los delitos medioambientales coordinada por Interpol y en la que han tomado parte 43 países de todo el mundo, entre ellos la Guardia Civil de España, ha permitido desarticular una red que traficaba con residuos de toda índole, y que tenía una de sus rutas principales entre Gibraltar y el pueblo gaditano de Medina Sidonia.

De momento, hay tres españoles detenidos, que operaban en la colonia y la provincia de Cádiz, y se mantienen abiertas algunas líneas de investigación para determinar si hay más personas implicadas en la denominada operación Tyson.

En ella han participado más de 1.000 agentes que ha llevado a cabo 4.000 inspecciones, entre ellas más de un millar a medios de tratamiento y más de 500 a centros de tratamiento de residuos.

Dos empresas, una erradicada en Gibraltar y otra en Cádiz, eran la tapadera que utilizaban para sacar la mercancía de la Roca. Usaban más de una treintena de camiones y en ellos transportaban cartones, muebles, plásticos, material eléctrico y otros, hasta alcanzar 6.600 toneladas de las más del millón y medio que han interceptado a nivel global. En la documentación fronteriza con la que sorteaban la aduana indicaban que esa mercancía iría a centros de tratamiento, algo que nunca sucedía.

Un agente de la Guardia Civil durante una inspección en el marco de la operación Tyson.

Se calcula que en los últimos meses, cuando ha culminado la investigación, más de 400 toneladas de residuos se han movido de un lado a otro de la verja. El modus operandiera siempre el mismo. La carga salía del Peñón y una vez valorizada retornaba.

El grupo Ecologistas en Acción Estrecho de Gibraltar ha venido denunciando, desde hace más de un año, estas prácticas. Fuentes de ese grupo han señalado  que “no esninguna sorpresa que se haya destapado ahora”. De hecho, apuntan, “hemos ido denunciando tanto a la consejería de Medio Ambiente como a la Unión Europea que el tránsito de residuos por Gibraltar, incluso algunos peligrosos, no era normal”. A partir de este momento, los activistas van a estar “muy atentos” para analizar la información y los expedientes que se pueden generar para “presentarnos como acusación en el lugar que corresponda”.

Entre las cargas que han encontrado los miembros del Instituto Armado destacan algunas que, además, suponen un peligro para el entorno. Una de ellas tiene relación con dos buques que transportaban 6.600 toneladas de residuos metálicos procedentes de Senegal que provocaban, durante la descarga en puertos españoles, vertidos incontrolados al mar. Además la mercancía carecía de autorización y se desconocía tanto el origen como la composición del material.

Hugo Barze – Corresponsal en España

Powered by keepvid themefull earn money