Rambla, uno de los sabores del maravilloso mundo de la cerveza artesanal

Rambla

El boom de la cerveza artesanal ha dejado de ser una moda para ser parte de la cultura marplatense. Creciendo a pasos agigantados, está dejando de ser un experimento casero de garaje, para convertirse en industria local, posicionando a Mar del Plata como capital de este fenómeno y poniendo a trabajar una maquinaria que aún resta explotar. Bares, puntos de recarga, venta de materias primas, investigación científica y la generación de miles de puestos de trabajo, son algunos de sus derivados que contaremos en esta nota.

Cada sesenta días abre un bar, en general en los circuitos ya establecidos como Hipólito Yrigoyen, Córdoba, Olavarría, Alem y Constitución, y en los pizarrones siempre aparece una marca que no se conocía. Los estilos de cerveza son cada vez más variados y permiten, asimismo, la creatividad e imaginación en las cocinas. Rubia, roja y negra son los básicos muy consumidos pero los paladares, con el correr del tiempo más exigentes, piden más: Ipa, Barley, Apa, Amber, Irish y todas aquellas invenciones que las maltas y lúpulos permitan.

Con los happy hour o la posibilidad de tomar una pinta a mitad de precio, los bares se encuentran repletos todos los días desde las siete de la tarde, modificando incluso, los hábitos nocturnos. Es cierto que se asocie el consumo y la noche a un público juvenil, sin embargo, los pubs y estas modificaciones permiten que vaya todo el mundo, familias enteras sentadas a la mesa, grupos de amigos y parejas de todas las edades, de lunes a lunes, fomentando esta actividad comercial.

Ahora si hablamos de quiénes producen, crean y trabajan para darle impulso a este mundillo rico en aromas y sabores sí debemos apuntar a la juventud, una juventud que se acerca a la industria, que se capacita y que promueve su propio emprendimiento, su propia Pyme.

RAMBLA UNA CERVEZA QUE CADA DÍA GANA MAS ADEPTOS

rambla2  “Estamos convencidos de que Mar del Plata va a ser la Mendoza de la cerveza, por eso entre todos nos ocupamos por que se haga la mejor birra del país”, afirma Javier Arana, de cervecería Rambla, a los motivos que llevan a los productores de cerveza a trabajar en un ámbito de camaradería, donde cada uno aporta experiencias y donde se busca ir, en conjunto, hacia un lugar común: “queremos que se asocie a Mar del Plata con la cerveza artesanal, como se la asocia al surf o a los alfajores”.

La historia de Rambla puede asemejarse a la de otras fábricas, un puñado de amigos o familiares que comenzaron haciendo cerveza hacia el interior de sus hogares, de manera casera y que luego vieron la veta comercial lanzándose al sueño de triunfar en el mercado.

Hoy, Rambla está compuesta por cuatro emprendedores que se dedican tiempo completo a la elaboración de cerveza artesanal en su propia fábrica ubicada en la zona del puerto y que viven de la producción que venden en bares y puestos de recarga de botellones, no sólo en nuestra ciudad sino también en otros puntos de la provincia como Balcarce, Bahía Blanca, la costa y Capital Federal.

El futuro para estos cuatro jóvenes, Fernando y José Galarregui (primos), Javier Arana y Matías Muñoz, es prometedor ya que, si bien reinvierten todo el tiempo para hacer crecer la marca, pueden vivir de lo que les apasiona siendo sus propios jefes. Sin embargo, los comienzos fueron bien distintos, “Rambla empezó formalmente hace dos años cuando el Colo (José) se quedó sin trabajo. Él cocinaba hacía un tiempo de manera experimental y a raíz de la pérdida del laburo empezamos a pensar en hacer de la cerveza un emprendimiento laboral, en serio”, relata Javier.

Así, comienza un camino de ida que necesitó aprender de todo para alcanzar un producto de calidad. Parece fácil, cuatro ingredientes, agua, cebada malteada, lúpulo y levadura, ¿qué puede salir mal?, se preguntaron para darse la cabeza contra la pared en reiteradas oportunidades. “Nos dimos cuenta que en cada ingrediente hay un mundo infinito por conocer, por ejemplo, el agua, no se usa el agua de la canilla, sino que deben emularse los estilos de agua de diferentes partes del mundo. Para hacer una cerveza negra se necesita un agua símil a la de Londres o una roja a la Escocia, donde los sulfuros o cloruros resalten el amargor de un lúpulo o el caramelo de una malta”, ejemplifica el emprendedor de 31 años.

Para ello, hubo que capacitarse, y lo mismo pasó con el resto del proceso productivo. Javier remarca, además, que “un día de cocina significan doce horas de arduo trabajo físico. Desde la molienda de la cebada malteada hasta la desinfección de los equipos al término de la cocina, todo implica mucho esfuerzo. Por eso trabajamos en tandas y así sistematizamos lo que hay que hacer. Después hay que esperar un promedio de veinte días de fermentación y maduración para ver si logramos conseguir el producto que buscábamos”.

Volviendo al vínculo creado entre productores, donde lejos de haber una competencia agresiva entre los mismos, hay más bien una amistad cervecera, desde Rambla creen que se da porque “Argentina tiene muy poco material de estudio en el área, entonces nos juntamos a traducir libros, descifrar software y catar cervezas (entre risas), que es la mejor parte”. Asimismo, resaltan las cocciones colaborativas “donde los productores creamos en conjunto nuevos estilos, compartimos el ritual de la cerveza, que se asemeja al del asado o a la ronda de mate, porque ya forma parte de nuestra cultura”.

El equipo coincide en que hay lugar para la convivencia de cervecerías en la ciudad y afirman que “si el mercado se satura, está el resto del país para proveer, y mucho para inventar, esto recién empieza. Nosotros estamos convencidos de que Mar del Plata va a ser la Mendoza de la cerveza, por eso entre todos nos ocupamos de que se haga la mejor birra del país”.

Rambla produce hoy alrededor de 17.000 litros mensuales, los jóvenes cuentan que “en la temporada baja para el sector, como lo es el invierno, buscamos diversificar en nuestros estilos y complejizar los paladares de nuestros clientes”, ese es el camino que están recorriendo. Y en cuanto a las proyecciones a futuro, tienen metas ambiciosas: “buscamos que en cada provincia de nuestro país se pueda tomar una Rambla hecha en Mar del Plata”.

 

Powered by keepvid themefull earn money