Ámsterdam, Copenhague o Bratislava, ciudades candidatas que podrían para arrebatar la EMA a Barcelona

sede

Unos 900 empleados y sus familias, 36.000 visitas de expertos al año y 322 millones de euros de presupuesto anuales es el botín que supone acoger laAgencia Europea del Medicamento

Con la salida de Reino Unido de la Unión Europea tras el ‘Brexit‘, también lo hacen las instituciones de la UE que tengan su sede en territorio británico. Entre ellas, la EMA (por sus siglas en inglés), Barcelona opta a acoger la agencia pero se enfrenta a otras 18 ciudades europeas, con Ámsterdam, Copenhague y Bratislava entre las favoritas.

Ayer cerró el plazo para presentar las candidaturas de las ciudades que aspiran a acoger la Agencia Europea del Medicamento y casi una veintena de urbes europeas competirán por hacerlo.

La lista completa la conforman Atenas, Ámsterdam, Barcelona, Bonn, Bratislava, Bruselas, Bucarest, Dublín, Copenhague, Estocolmo, Helsinki, Lille, Oporto, Sofía, Malta, Milán, Varsovia, Viena y Zagreb. Sin embargo, a simple vista, destacan las candidaturas de Países Bajos, Eslovaquia, Dinamarca, Irlanda o España.

Desde ahora y hasta el próximo 30 de septiembre, los expertos de la Comisión Europea evaluarán las candidaturas en base los criterios objetivosestablecidos por el Consejo el pasado mes de junio. Las ciudades tienen que asegurar la continuidad de la actividad de la agencia que deberá estar operativa en cuanto Reino Unido abandone la UE que, salvo extensión del plazo de negociación, está previsto que el Brexit se materialice en marzo de 2019. Además, en los evaluadores tendrán en cuenta las conexiones de transporte, la existencia de colegios internacionales para los hijos de los empleados así como el acceso al mercado laboral para sus parejas y la atención sanitaria.

Ámsterdam, Copenhague o Bratislava, entre las favoritas

Ámsterdam pone sobre la mesa un nuevo complejo exclusivo diseñado específicamente para la EMA y a apenas 15 minutos de uno de los mayores aeropuertos de Europa. Las autoridades holandesas destacan además su amplia capacidad hotelera, los numerosos colegios internacionales y el hecho de que es una de las ciudades más cosmopolitas de Europa, con un 19% de población extranjera. Ámsterdam fue reconocida además como Capital Europea de la Innovación el pasado año por la UE y destaca también su baja tasa de desempleo, de apenas un 5.5%.

Otra de las favoritas es Copenhague. El gobierno danés subraya principalmente la importancia de la investigación y la innovación en la salud en Dinamarca, la presencia de compañías farmacéuticas internacionales en su territorio y su estrecha colaboración con la Agencia Europea del Medicamentoen los últimos años. Además apunta que el de Copenhague es el mayor aeropuerto de Escandinavia y destaca el alto nivel de vida en la ciudad.

Por otra parte, Bratislava es una importante candidata, entre otras cosas por el reclamo del Este de tener más presencia institucional en la UE. De hecho, el gobierno eslovaco apela precisamente al compromiso de los Estados miembros de dar prioridad a aquellos países que aún no son sede de ninguna agencia. Eslovaquia subraya además su localización y sus buenas conexiones -cuenta con su aeropuerto y el de Viena a apenas 60 kilómetros-, el bajo coste de la vida en la ciudad y el potencial innovador del país, particularmente en biomedicina y farmacología.

Pero todas las candidatas parecen tener buenas razones. Dublín porque está a apenas unos kilómetros, comparte idioma y cultura con Londres y la transición sería más rápida. Bruselas porque ya acoge el grueso de las administraciones de la Unión y sería muy sencillo integrar la agencia en el complejo europeo. Milánporque es ya una ciudad internacional que acoge numerosas compañías internacionales. Viena porque ha sido sede previamente de instituciones internacionales, es una gran ciudad con importante presencia de la industria farmacéutica, una amplia comunidad extranjera y buenas conexiones.

Y la lista sigue con Estocolmo, Malta o Helsinki.

La candidatura española y el miedo al independentismo

Barcelona puso desde el primer momento por delante el hecho de que era la única candidata con un edificio listo para acoger la Agencia Europea del Medicamentola Torre Glòries, y por tanto, para asegurar la continuidad de la actividad.

Desde la candidatura destacan además la calidad del sistema nacional de salud, la importancia del sector farmacéutico en la ciudad, las buenas conexiones y la capacidad de acogida de la ciudad tanto para los empleados como sus familias.

Aunque desde las instituciones europeas han insistido una y otra vez en que la evaluación de las candidaturas se limitará a los criterios puramente objetivos,preocupa que el clima político en Cataluña pueda afectar a las posibilidades de Barcelona. La primera evaluación de los proyectos presentados por las ciudades finalizará el 30 de septiembre, apenas un día antes de la celebración del referéndum organizado por el gobierno catalán.

En una segunda fase – los expertos evalúan pero no puntúan el contenido de las propuestas- se abre un debate político que deberá concluir con el voto por parte de los 27 para elegir la nueva sede de la EMA en noviembre de este mismo año. En este sentido, podrían jugar los intereses políticos, los acuerdos para asegurar la elección entre capitales y, ahí sí, un posible deterioro de la situación en Cataluña podría jugar en contra de la candidatura de Barcelona.

Hugo Barze – Corresponsal en Europa

 

Powered by keepvid themefull earn money