¡La violencia de género no para! Intentaron ahorcar a joven en una cervecería

acosada2

Un nuevo y grave caso de violencia de género , que fue denunciado no solo a través de las redes sociales sino en propia sede policial, se registró en el interior de la Cervecería Blühen sito en la esquina de Alvarado y Mitre. Allí un joven estuvo a punto de ahorcar a una joven de 25 años, que hoy felizmente se recupera en su domicilio. El caso, según propietarios de lugar, quedó grabado en las cámaras de seguridad. El agresor luego de ser indagado y noticiado de la causa, quedó el libertad por no tener antecedentes.

Los hechos, narrados a través del Faceook, por Magdalena Magdalena Bonavetti (25)  se sucedieron cuando fue al mencionado boliche a tomar unas cervezas con unas amigas, y según narra “ La noche empezó como la de cualquier sábado. Se arreglaron, y fueron al lugar donde esperaban pasarla bien. Unos chicos comenzaron a acosarlas. Les proponían salir de allí juntos, invitarlas a fumar. Ellas rechazaron la invitación. Los hombres insistieron, hasta empezar a agredirlas físicamente. Uno de ellos tomó a Magdalena del cuello, y la ahorcó, sin vacilar, la tiró al piso y la asfixió. Ella salvó su vida porque la gente que estaba alrededor intervino para auxiliarla. Todo sucedió en medio de la cervecería de Mitre y Alvarado”.

En un relato duro y cruel, Magdalena relata de manera textual:

“Anoche salí con mi amiga a tomar algo a Blühen, en Mitre y Alvarado. Llegamos tipo diez de la noche. A mi derecha había una mesa con tres flacos entre 24 y 28 años. Se pusieron densos. Esperaban que una de las dos fuera al baño para “aprovechar”. Así, desde que llegamos… Las mujeres, posta, estamos ‘bastante acostumbradas” a lidiar con estas situaciones. Siempre algún boludo se quiere pasar de vivo a ver si engancha. De verdad que a estos pibes los tratamos con mucho respeto, pero siempre marcando que no, que no queríamos fumar con ellos, que no queríamos ir a ningún lado con ellos, que queríamos estar solas y charlar entre nosotras porque así estábamos bien y que nos disculparan. No les gustó. Siguieron insistiendo.

Uno, esta porquería de persona, me dice “están tan buenas que intimidan” y me agarra. Le quito la mano. Le pido por favor que dejen de molestar, ya harta, y que se de vuelta de una vez. Mi amiga, lo mismo. El chabon se para, se pone frente con frente con mi amiga, cual jugador de fútbol enojado, y le quiere pegar. En esos microsegundos, lo agarro del hombro para evitar que le pegue a ella y ver si podía hablar con él. Con ese envión, me agarra del cuello y me empieza a ahorcar. Sí, adentro de Blühen. Sí, adelante de todos. Me baja de la banqueta del cuello y me seguía ahorcando en el piso. Percibí esa caída como si durara cinco horas, no me entraba más aire. Quise llevarme las manos a la garganta para sacármelo pero los brazos ya no me respondían. Los ojos se me estaban cerrando. Pensé que me iban a matar. Por suerte estaba lleno de gente de esa que vale la pena, y entre un par me lo pudieron sacar de encima. Todavía no caigo. Lloré y me abracé de todo el mundo que venía a consolarme. Abracé a mi amiga como nunca.

Llegó la policía y se lo llevaron. Hice la denuncia”.

 “Pedí una ambulancia en el lugar porque me duele mucho el cuello y no podía tragar bien, pero sabés qué? No cuenta con asistencia médica. Recién vengo de la clínica, estoy bien. En realidad no tanto, de vez en tanto lloro, y no lo puedo creer. Este flaco no tiene que andar suelto. Tenemos que hacer algo. Ayudame a mi, y cuidemos a cualquier otra compañera… Imaginate si no había nadie que me lo sacara de encima. Imaginate si nos agarra solas.

”Agustín Ficicchia se llama, no sabes lo que me costó que la cana me diera el nombre. No querían. Me preguntaban para qué lo quería, qué ganaba con eso. No puedo parar de llorar. Por favor, compartan. Mirenle la cara. Yo voy hacer lo que esté a mi alcance para que ninguna persona pase por lo que yo pasé. Ya no tengo miedo. Tengo bronca”.

COMUNICADO DE BLÜHEN CERVECERÍA

Propietarios y todo el personal de Blühen Cervecería se solidarizaron públicamente “ con la señorita Magdalena Bonavetti y su amiga, en relación a la situación insólita de violencia sufrida la noche del 22 del corriente en nuestro local, por parte de personas inadaptadas, violentas e irrespetuosas.

Es nuestra intención generar día tras día un ambiente seguro, cálido y relajado para que nuestros clientes disfruten con la mayor tranquilidad posible.

Reiteramos nuestra solidaridad , quedando a entera disposición para lo que necesiten.

cerveceríaNuestras cámaras de seguridad están a su disposición, y esperamos que la justicia actúe de forma rápida y eficaz.

Por nuestra parte, el responsable tendrá la entrada prohibida a nuestro local.

Atentamente, el equipo de Blühen.

Powered by keepvid themefull earn money