María Eugenia Vidal se “tomó el tren” y evitó hablar del Intendente Carlos Arroyo

Vidal2

Lo que estaba anunciado como una conferencia de prensa, terminó siendo un show mediático, que rozó lo artístico con las intervenciones de una histriónica Lilita Carrió, que ante cada una de sus respuestas, hacía que nacieran sonrisas y aplausos entre funcionarios y adherentes de Cambiemos, que transformaron el encuentro con los periodistas, en un acto partidario.

Fiel al estilo que hoy ha impuesto la dirigencia política, ante cada pregunta a temas puntuales, hubo largas y hasta tediosas “exposiciones” que hicieron que la propia Carrió, como la mandataria bonaerense terminaran hablando de lo que ellas querían, evadiendo una respuesta clara y franca.

 El cierre de la “conferencia” lo hizo María Eugenia Vidal, quien literalmente “se tomó el tren”, evitando ser clara y contundente ante la requisitoria de “el Retrato…”

Desde este Portal se la indagó cómo siendo que Cambiemos accedió distrito de General Pueyrredon con la figura de Arroyo a la cabeza y con un triunfo que nadie esperaba ¿Cuál ha sido el motivo de la ausencia tanto en la Estación Terminal de Trenes como ahora que no se le ha visto entre la gente? ¿Es estratégico o lo están guardando bajo la alfombra para que no les “piante” votos?.

“Mariú” se tomó unos segundos buscando la forma de salir de la encrucijada de evadir la verdad  silenciosa sobre su relación con Carlos Fernando , y dijo “ La verdad es que cada uno tiene que hacer lo que le toca hacer. Los candidatos tienen que hacer campaña, el intendente tiene que gestionar. Y yo estoy acá un sábado porque también tengo que trabajar por la Provincia. Sigo siendo gobernadora. Y hemos hecho cada uno de nosotros el mejor esfuerzo posible”.

Rápida de reflejos y mostrando un crecimiento dialéctico digno de destacar, literalmente se “tomó el tren” y aprovechó para decir, de manera textual…. “ Y quiero tomar el ejemplo que me das del tren de Mar del Plata, y que se parece mucho a lo que hablaba Lilita recién. El tren de Mar del Plata, cuando nosotros llegamos estaba parado. Y estaba parado por que el puente del Salado se había caído y la verdad, es fue de Dios que se haya caído el puente. Porque no estaban dadas las condiciones de seguridad para que ese tren circulara. Por milagro no hubo una tragedia mientras ese tren anduvo. porque todos los durmientes, la mitad de ellos estaban fisurados.Y había un contrato millonario donde se habían pagado cosas que se habían hecho mal”

Ya sobre las “vías de escape” a la pregunta , recordó que “ el ministro Dietrich tuvo que empezar de cero. Tardó cuatro meses para que la empresa pusiera las cosas en condiciones como correspondía y por eso se demoró. No lo íbamos a poner en funcionamiento hasta que no tuviéramos las cosas básicas de seguridad. Y hoy uno puede subirse a ese tren y es un tren que no se escucha. Que anda en silencio como cualquier tren de cualquier ciudad del mundo. Y tarda más. Claro que tarda más, por dos razones. Porque para en todas las localidades. Antes paraba solo en Dolores. Ahora para en Chascomús, en Lezama, en Castelli, en Pirán, en Vidal”.

Mientras el partidario auditorio se preparaba para aplaudirla, trajo a la memoria una verdad irrefutable : “En todos los lugares que en todos estos años perdieron el tren y que ahora lo pueden recuperar y venir a esta ciudad más barato. Yo viajé ese día desde Mar Chiquita con Sara y Bety, que limpia casas y todos los días venía a dedo a Mar del Plata. Y ese tren permite trabajo y que muchas familias puedan venir a Mar del Plata por 200 pesos, Entonces cuando uno se pregunta para quien gobernamos, gobernamos para ellos. Para que puedan venir por 200 pesos en el tren de vacaciones a Mar del Plata y dar trabajo a la ciudad”.

Vidal trazó un paralelismo en la demora de siete horas en hacer el trayecto Buenos Aires- Mar del Plata, y lo comparó con el país “al que todavía le falta mucho para hacer el viaje en 5 horas 15 minutos como va a pasar en tres años. Pero ahora volvió a funcionar y funciona seguro. Porque hicimos lo que no se veía. Pusimos los durmientes, hicimos el puente El Salado y pusimos las señales eléctricas y la comunicación que hace que cuando ustedes se suban por 200 pesos puedan llegar seguros”.

Algunos “aplaudidores” felices chocaban sus palmas. La función había terminado.

El periodismo se quedaba nuevamente con las ganas de respuestas claras, que no esta vez no llegaron.  

Powered by keepvid themefull earn money