Los antiglobalización amenazan con hacer de Hamburgo un “infierno” para el G-20

20

Los europeos no quieren a Donald Trump, ya lo dejaron claro durante su visita a Bruselas, donde le recibieron con abucheos. Pero en la cumbre del G20 no será el único objetivo de los manifestantes. Junto con el presidente estadounidense también acudirán a la reunión de los más poderosos líderes más poderosos del planeta su homólogo ruso, Vladímir Putin, y el truco, Recep Tayyip Erdogan.

Los tres mandatarios, incómodos dentro y fuera de sus países, comparten además una cita cada uno con Angela Merkel, anfitriona del encuentro que se celebra en Hamburgo el próximo viernes y sábado. A pesar de los disensos acumulados con cada uno, la canciller alemana no puede romper relaciones con ninguno de los tres. De hecho, es más probable que trate de hacer lo contrario.

Organizadores de la manifestación antiglobalizaciónEstamos llamando al mundo a hacer de Hamburgo un epicentro de la resistencia contra las viejas y nuevas autoridades capitalistas”

Si a estos añadimos al primer ministro de la India, Narendra Modi, o al presidente chino, Xi Jinping y otros líderes cuyas políticas han provocado disturbios en sus países, el caldero de protestas en Hamburgo hierve como nunca antes había vivido esta ciudad. La sede de la cumbre se encuentra a pocos metros del paseo donde se ha convocado una protesta de izquierdas. El epicentro podría ser explosivo.

“G-20: Bienvenido al Infierno” es el eslogan que los activistas antiglobalización han registrado para sus protestas del jueves 6 de julio, cuando Trump y otros líderes llegan para la cumbre del 7-8 de julio en la ciudad portuaria norteña.

Performance de más de mil personas que hoy pedían a los líderes del G-20 más humanidad y auto-responsabilidad en Hamburgo

“Estamos llamando al mundo a hacer de Hamburgo un epicentro de la resistencia contra las viejas y nuevas autoridades capitalistas”, dijeron los organizadores, que tienen vínculos con el centro social ocupado de Rote Flora, un punto de encuentro de izquierdistas radicales, donde la policía se ha enfrentado frecuentemente con manifestantes . El lugar está a un kilómetro (menos de una milla) de donde se reunirán los líderes.

En las semanas que ha precedido a la cumbre, coches de la policía han sido quemados y líneas de tren han sido saboteadas. Autoridades en Hamburgo y la cercana ciudad de Rostock han confiscado armas improvisadas como extintores de incendios llenos de líquido inflamable, murciélagos de béisbol y otros artículos en varias redadas.

Jan HieberTenemos que suponer que esto es sólo un pequeño porcentaje de lo que aún está en los sótanos y garajes en y alrededor de Hamburgo”

“Tenemos que suponer que esto es sólo un pequeño porcentaje de lo que aún está en los sótanos y garajes en y alrededor de Hamburgo”, decía el director criminal de la policía de Hamburgo, Jan Hieber, a los periodistas esta semana.

La manifestación “Bienvenido al infierno” es sólo una de las decenas de protestas que han sido registradas bajo un sinfín de temas -incluyendo un mitin de extrema derecha proTrump-, y en las que se espera que participen más de 100.000 manifestantes de toda Europa y alrededores.

Las autoridades estiman que cerca de 8.000 manifestantes del ala izquierdista y violenta de Europa acudirán a la convocatoria. También se han estado rastreando a activistas procedentes de Escandinavia, Suiza, Italia y otros lugares, informó el jefe de la policía de Hamburgo, Ralf Martin Meyer.

Eso no quiere decir que todos los manifestantes sean violentos – la mayoría no lo son y ven la reunión como una oportunidad para resaltar sus mensajes mientras el mundo les observa y con la esperanza de que los líderes reunidos les escuchen.

La fuerza antiterrorista GSG9 de Alemania contará con la ayuda de la contraparte austríaca Cobra y especialistas de Holanda y otros países

La fuerza antiterrorista GSG9 de Alemania contará con la ayuda de la contraparte austríaca Cobra y especialistas de Holanda y otros países (AFP)

Greenpeace, por ejemplo, considera al G-20 como una oportunidad para que los líderes envíen una fuerte señal sobre la lucha contra el cambio climático, a pesar de la decisión del gobierno de Trump de retirarse del Acuerdo de París para reducir las emisiones.

Además, como muchas ONGs, Greenpeace está luchando contra una decisión de seguridad que ha tomado Hamburgo para delimitar una “zona de no-protesta” de 38 kilómetros cuadrados que abarca el aeropuerto donde llegarán los líderes y el centro de conferencias donde se reunirán.

Hamburgo, blindada y preparada para lo peor

Con todo, los funcionarios de seguridad alemanes se están preparando para lo peor, aprovechando décadas de experiencia en las violentas manifestaciones del Primero de Mayo y otras protestas en eventos importantes como el G-7 en 2015 y el G-8 en 2007. Hamburgo está reforzando su fuerza policial con agentes de todo el país y tendrá 20.000 oficiales y 9.000 perros para patrullar las calles, los cielos y las vías navegables de la ciudad. Veremos “todo el equipo que la policía alemana tiene aquí en Hamburgo”, aseguró Hartmude Dudde, que dirige el equipo de seguridad de la policía de Hamburgo. Esto incluye tanto drones submarinos como aéreos.

La fuerza antiterrorista GSG9 de Alemania contará con la ayuda de la contraparte austríaca Cobra y especialistas de Holanda y otros países, añadió Meyer. Estarán repartidos alrededor de la ciudad en lugares estratégicos para ayudar a proteger a los 6.500 participantes que se esperan en la cumbre de cualquier ataque.

20.000 policias patrullaran las calles y el cielo de Hamburgo

20.000 policias patrullaran las calles y el cielo de Hamburgo 

En las afueras de la ciudad, un antiguo supermercado al por mayor se ha convertido en una prisión temporal especial con celdas para 400 personas, donde se detendrán a los manifestantes que lo hagan sin permiso o con violencia. “Las protestas pacíficas son bienvenidas en nuestra democracia … pero las protestas violentas serán frenadas”, dijo el máximo responsable de seguridad de Alemania, Thomas de Maiziere, ministro de Interior, esta semana.

El papel de Angela MerkelLa canciller tratará de allanar el camino hacia el consenso en una cumbre complicada

La canciller alemana, Angela Merkel, tratará de allanar el camino hacia algún tipo de consenso en la cumbre del G20, que reconoce complicada. Sin duda, se debatirá en el encuentro el lanzamiento sin precedentes del misil intercontinental de Corea del Norte.

Trump, por su parte, llegará a Hamburgo el jueves procedente de Polonia, el país europeo en el que decidió iniciar este nuevo viaje a la UE después de que en mayo acudiera a una reunión de la OTAN en Bruselas y a la cumbre del G7 en Taormina (Italia).

El presidente chino Xi Jinping, reunido hoy con la canciller Angela Merkel para mantener conversaciones bilaterales, antes de la cumbre del G-20

El presidente chino Xi Jinping, reunido hoy con la canciller Angela Merkel para mantener conversaciones bilaterales, antes de la cumbre del G-20

Entre esas citas y la de Hamburgo, ciudad natal de Merkel, EE.UU. consumó su abandono del Acuerdo de París contra el cambio climático, que la canciller y el grueso de la comunidad internacional se ha comprometido a salvar, con el país más contaminante del mundo, China, como nuevo aliado.

La canciller alemana ha advertido reiteradamente de que no debe contarse con un cambio de parecer de Washington en este capítulo y tampoco quiere levantar expectativas respecto al otro gran escollo, el libre comercio.

Alta tensión entre Alemania y Turquía

Las relaciones con Ankara están en un momento más que complejo, hasta el punto de que Alemania decidió retirar a sus soldados de una base turca tras prohibírseles varias visitas de un grupo de diputados del Parlamento federal (Bundestag).

Al propósito de Erdogan de ofrecer un mitin en Hamburgo respondió Berlín con una negativa, mientras aún colean las acusaciones de “prácticas nazis” lanzadas desde Turquía después de que el pasado marzo se prohibieran varios mítines de ministros turcos en Alemania a favor de la reforma constitucional.

Merkel sigue defendiendo el diálogo con ese país, clave para frenar la llegada de refugiados a Europa a través de Grecia, del mismo modo que insiste en mantener en pie los puentes con Moscú. A pesar de que hoy mismo Erdogan ha lanzado otro dardo al insistir en que Berlín apoya el terrorismo por negarse a extraditar a presuntos partidarios del clérigo opositor Fethullah Gülen, al que Ankara acusó del golpe de Estado fallido de 2016.

Powered by keepvid themefull earn money