Pedro Sánchez configura la Ejecutiva del PSOE, descartando a los barones que auparon su caida en octubre

psoe

Pedro Sánchez  clausuró el congreso federal del PSOE que le va a dar todo el poder en Ferraz, con una Ejecutiva a su medida y sin casi representantes ajenos a su más estricta confianz.

De este modo,  el secretario general del PSOE llevó así a cabo el diseño de una dirección que margina a los barones y acaba con su tradicional poder en la dirección federal. Sánchez aprobó sin casi oposición que España es un «Estado plurinacional».

Pedro Sánchez pasó ayer el rodillo de la mayoría absoluta que le otorgaron los militantes -consiguió más del 50% de los votos- para ocupar casi todos los puestos clave de la Ejecutiva Federal y la mayoría del Comité Federal. Durante todo el día se fueron conociendo nuevos nombres de la dirección socialista, todos de la más estricta confianza del líder.

La nueva ejecutiva formada por Pedro Sánchez, esta formada por varios de aquellos compañeros  que no le abandonaron durante  su travesía del desierto, incluso el propio Patxi  López, adversario en las elecciones primarias, ha aceptado formar parte de la nueve ejecutiva socialista.

En cambio, Sánchez decidió no contar con  los barones que forzaron su dimisión en octubre. La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, no pidió cuotas, ni espacios para sus simpatizantes-

Según algunas fuentes, su intención es que la responsabilidad de lo que ocurra en el partido a partir de ahora sea sólo de Sánchez, desmintiendo así, sus palabras de trabajar por la unidad del partido socialista.

Desde la fila 12 del salón de actos del auditorio donde se celebró el congreso, Díaz siguió el desarrollo del cónclave con un gesto muy serio. Pasadas las 22:30 horas del sábado,  se reunió con Pedro Sánchez en un gélido encuentro que no duró ni 10 minutos.

Todo ello se vio acompañado por la retirada consciente de toda la vieja guardia del PSOE que apoyó a Díaz. Felipe González, de viaje enColombia, envió al cónclave un vídeo muy frío en el que ni siquiera citó por su nombre a Sánchez.

Al igual que él, José Luis Rodríguez Zapatero o Alfredo Pérez Rubalcaba, que sí acudieron al Palacio Municipal de Congresos, mantuvieron una actitud distante con Sánchez y su nueva dirección, a la que casi no saludaron.

Madrid acogió así  un Congreso Federal del PSOE con una gran tensión soterrada y frialdad entre las partes enfrentadas, que en algunos casos se negaron incluso el saludo.

El equipo de Sánchez decidió nombrar al candidato alternativo a Puig,renunciante en Valencia que hará oficial su candidatura el lunes- como secretario del Congreso Federal, todo un gesto de hostilidad hacia Puig, que ayer no acudió al Palacio Municipal de Congresos porque tenía que recibir al flamante campeón de la liga de baloncesto, el València Bàsquet.

El movimiento contra Puig fue muy criticado por dirigentes próximos aDíaz y a Patxi López, que se integra en la dirección federal como única voz no sanchista de relevancia.

Durante la tarde, Sánchez inició una ronda con los barones y secretarios generales para negociar su inclusión en el futuro Comité Federal y en la Comisión Federal de Ética y Garantías.

Sin embargo, el máximo órgano del partido entre congresos va a ver sus funciones muy mermadas, como denunciaban muchos delegados, porque los nuevos Estatutos del PSOE van a incluir que la militancia deberá ratificar los acuerdos más importantes del Comité Federal, como los pactos poselectorales o las mociones de censura contra un secretario general.

Como aseguró  a su llegada el alcalde de Valladolid y desde hoy portavoz de la Ejecutiva, Óscar Puente, el 39º Congreso Federal que hoy se  ha cerrado supone  «el final de la etapa de las baronías» en el PSOE.

Hugo Barze – Corresponsal en Europa

Powered by keepvid themefull earn money