El PSOE cree que Podemos “ha inyectado oxígeno” a Rajoy en un momento de debilidad política

psoe

Tanto los congresistas como cualquier ciudadano medianamente informado sabía que la moción de censura al gobierno presentada porPodemos no iba a prosperar, al no tener los apoyos necesarios de otras formaciones políticas q ue respaldaran a la formación morada.

La presidenta del Congreso,Ana Pastor, con puntualidad rigurosa dejó abierta la sesión a las nueve de la mañana para que Irene Monteroabriera la jornada, que resultó tal como se esperaba, agotadora y sin resultados positivos para Iglesias y su formación.

La sorpresa de la mañana la dio el propio Rajoy, a quien tanto analistas como políticos de otros partidos, descartaban en el ciclo de respuestas. Pues no, cuando finalizó Irene Montero, al ser consultado por Ana Pastor, Rajoy se levantó y dispuso de sus minutos para dar respuesta, y contraatacar las diatribas lanzadas por , Irene Montero a propósito de los casos de corrupción que han llevado a la cárcel a dirigentes del PP.

Como el resto de diputados, los  del PSOE soportaron este martes estoicamente las cinco horas de intervenciones iniciales de Irene Montero y Pablo Iglesias y el larguísimo cara a cara posterior del líder de Podemos con Mariano Rajoy.

Un debate, que según  resumió el portavoz provisional socialista,José Luis Ábalos,  «da un oxígeno impresionante» al PP y a Rajoy, que hace unas semanas estaban «acorralados por la corrupción».

«Parece que los de Iglesias, siempre están dispuestos a echar un cable [al PP] cuando más lo necesita», ironizó.

Los socialistas no están de acuerdo ni con el planteamiento de la moción ni con su objetivo. Piensan que no se ha presentado para echar alGobierno de Rajoy, sino para  que los de Iglesias solamente «ocupen el espacio mediático».

Debates como éste «generan frustración», añadió el que dentro de unos días será nombrado número dos del PSOE. La misma frustración, añadió, que ya se generó el año pasado cuando Podemos hizo imposible la investidura de Pedro Sánchez. “Si hubiera votado lo mismo que votará hoy el PSOE (abstención), recordó Abalos,  Mariano Rajoy sería historia”

Los socialistas se tomaron con mucho escepticismo la mano tendida de Iglesias y su supuesto compromiso de apoyar una moción de censura que presente el PSOE. Por eso aseguraron que «además de palabras, es preciso algún hecho» para ser creíble.

«Recogemos el guante, pero además de palabras, queremos hechos», aseguró Ábalos, que quiso agradecer el «cambio de tono»evidente en el líder de Podemos.

Ningún diputado del Grupo Socialista consultado  se creyó el ofrecimiento de Iglesias. Todos recordaron que Podemos tuvo su oportunidad el año pasado de impedir que Rajoy fuera presidente sólo con su abstención y la despreció.

Pedro Sánchez, que dimitió en octubre como diputado para no abstenerse en la investidura de Rajoy, siguió la moción desde su despacho en la sede socialista de la calle Ferraz. Cuando Iglesias acabó su cara a cara con Rajoy, el líder del PSOE escribió un tuit asegurando que «España y la izquierda necesitan hoy más que nunca al PSOE. Somos la izquierda de gobierno frente al PP. La alternativa está en marcha».

El  líder socialista no descarta presentar una moción de censura en el futuro, pero cuando den los números y haya una alternativa de Gobierno viable en torno a una mayoría en el Congreso. En su opinión, laaprobación de los Presupuestos Generales del Estado ha demostrado que el Gobierno tiene ahora mayoría en la Cámara Baja.

Algunos diputados del PSOE creen que el efecto de la moción acabará en horas, debido a la inminencia del 39º Congreso Federal delPSOE,  que aseguran, hará olvidar pronto este debate infructuoso, otra muestra más de «la oposición inútil» que, en su opinión, hacePodemos.

 

En Ciudadanos miraban el reloj. El mensaje a lanzar era claro:«Mira, llevamos 5-6 horas de debate y ni una idea, no sabemos el programa de Gobierno de Iglesias».

El partido de Albert Rivera identificó a Irene Montero como el  “poli malo “y a Pablo Iglesias como el  “poli bueno” de esta moción de censura. Y aunque en posicionamiento político Ciudadanos y Podemos están en polos opuestos, desde la formación naranja reconocieron que compartían el diagnóstico del Gobierno  de Rajoy dibujado por Montero.

Hasta ahí las alabanzas. Cs describe en cambio a un Iglesias «desdibujado» durante el debate. «Cuando no está enfadado está disgustado», describen en alusión al cambio de rol que quiso exponer el líder de Unidos Podemos.

Los estrategas de Ciudadanos estaban expectantes, pues la polarización entre PP y Podemos los colocaba en una difícil situación. Riveraresponderá seguramente mañana,  atacando a Rajoy e Iglesias y pondrá en valor las medidas pactadas con el Gobierno. Para la dirección de Cs,el debate fue «la resurrección de dos partidos que bajan en las encuestas y que buscaban fidelizar a sus votantes».

Hugo Barze – Corresponsal en Europa

Powered by keepvid themefull earn money