“Se terminó el tiempo de la violencia, el sindicalismo hoy es más dialoguista”

morro4

La Secretaria General del Sindicato de Gastronómicos, Mercedes Morro, se entrevistó con “el Retrato…”habló de sus inicios en el mundo del sindicalismo, sus inclinaciones en la política y realizó un balance de los cambios gestados a lo largo del tiempo en el gremialismo, a la vez que cuestionó algunas decisiones políticas del intendente en la conducción del municipio.

En el marco de los cambios que sacudieron al sindicalismo a lo largo del tiempo, la dirigente Mercedes Morro, señaló que “hace unos 10 años que ha cambiado mucho la mentalidad. Los sindicalistas antes llevaban adelante una lucha un poco violenta, tenían otras costumbres de actuar”.

“El sindicalismo de hoy es más tranquilo, conversador, dialoguista, pocas veces se llegan a medidas de fuerza, sí solemos, a veces, cuando hay empresarios complicados, hacer algún escrache, pero nunca con violencia. Las marchas que hemos hecho siempre han sido con respeto, jamás con agresión”, sostuvo Morro.

Asimismo, resaltó que “se terminó el tiempo de la violencia” y aclaró que esa línea se las baja el Secretario General, Luis Barrionuevo, en el sentido que “la patota ya no existe más, para eso está el diálogo, el Ministerio de Trabajo, las cámaras para llegar a una conversación y lograr acuerdos favorables para que el trabajador tenga lo que corresponde”.

A su vez, cuestionó que hoy “hay mucho problema con el trabajo en negro” y comentó que salen desde su sector “a hacer inspecciones y denunciar la cantidad de trabajadores que se encuentran en esa situación, pero quién aplica multas y decisiones en definitiva es la autoridad de aplicación, el Ministerio de Trabajo de la Nación, que muchas veces le resulta conflictivo resolver inmediatamente todos estos temas”.

Por otra parte, hizo hincapié en el rol que ocupa el sindicalismo dentro de la sociedad y señaló que “es necesario que esté presente. La Argentina es el país que tiene las mejores leyes laborales, el trabajador realmente está muy protegido, a diferencia de lo que pasa en otros lugares del mundo”.

En ese sentido, se refirió a que “estamos ante un gobierno que ha dejado un poco de lado a la clase trabajadora. Se trató de colaborar y muchos trabajadores decían a los sindicatos que estábamos entregados al gobierno, cuando realmente se quería colaborar para poder apoyar al gobierno y que pudiera gobernar”.

“La temporada de 2016 fue muy mala, peor que la de 2001”

Seguidamente, hizo hincapié en la situación actual de los trabajadores del sindicato y en lo que viene en esta segunda parte del año. “La actividad nuestra de hoteleros gastronómicos está sumamente castigada, de hechos estamos entre los tres primeros y además, con grande problemas en materia de seguridad, el turismo se ha caído al vacío y todos los centros turísticos han tenido temporadas horribles”, señaló.

En relación al movimiento turístico del último tiempo, Morro indicó que desde la Nación “no se apoya al turismo como para darle más opciones a la gente, como hacen los países limítrofes (Chile, Brasil, Uruguay, etcétera) que tienen facilidades de pago, entre otras ventajas y acá no se dan esas opciones como para facilitar el turismo interno”.

“La temporada de 2016 fue muy mala, peor que la de 2001, el invierno pasado fue terrible y el año pasado hubo 48 establecimientos cerrados de los cuales abrieron las puertas solo 30, asique ya ahí se registraron una gran cantidad de trabajadores que quedaron sin nada”, sostuvo la dirigente y agregó que ahora después del verano se encuentran viendo “que están cerrando muchos establecimientos”.

Por último, la Secretaria General de los Gastronómicos anticipó lo que se viene y manifestó que “la situación va a ser mala”, a la vez que informó que se reunió con uno de los gerentes más importantes de la ciudad y que se encuentran pensando en hacer un encuentro con la Cámara Hotelera, el Emtur y gente de turismo de la nación y la provincia, “para ver que puertas nos puedan abrir no solo para Mar del Plata, sino para todos los centros turísticos”.

“En las temporadas del 75/85 era terrible el trabajo que había en todos los restaurantes. Un día nublado se armaban unas colas enormes en los restaurantes, nunca había una mesa vacía. Eso no volvió nunca más”, aseguró.

 

Powered by keepvid themefull earn money