…y finalmente los municipales aceptaron el 12% ofrecido por Arroyo

Acuerdo salarial con el STM

Después de 4 meses de conflicto, finalmente el Ejecutivo llegó a un acuerdo paritario con el Sindicato de Trabajadores Municipales: un aumento del 12% que corresponde al primer semestre del año y dos cláusulas gatillo ajustadas a la inflación para septiembre y diciembre.

En tal sentido, para el primer semestre, el incremento será del 12%, es decir, 7% retroactivo a marzo, 2% por abril y un 3% desde junio. A partir de la segunda mitad del año, se implementarán dos cláusulas gatillo, habrá dos ajustes inflacionarios inmediatos con respecto a los índices anuales del Indec.

El primero se dará en septiembre y el siguiente en diciembre. Por lo tanto, si en septiembre la inflación anual supera el 12% habrá un aumento salarial por esa diferencia. Lo mismo en diciembre, pero teniendo en cuenta también el aumento en septiembre.

A su vez, se logro el ingreso a planta permanente de los 247 trabajadores temporarios que en diciembre de 2015 tenían al menos un año de antigüedad, quienes a partir del 1 de mayo “gozarán de los mismos beneficios que el resto de los trabajadores que gozan de estabilidad”.

Sumado a eso también se acordó poner en funcionamiento “la junta de ascensos y promociones” la cual, a partir de los próximos días, comenzará a considerar los trámites de “reencasillamiento” del personal y se consiguió que no se descuente el día de paro.

Las reuniones fueron desarrolladas en el despacho principal de la comuna y fueron encabezadas por el Intendente Municipal Carlos Arroyo, que estuvo acompañado en la oportunidad por el Secretario de Gobierno Alejandro Vicente, el titular de Hacienda Gustavo Schroeder y el Subsecretario de Legal y Técnica Gustavo Gil de Muro.

“Han sido jornadas de  trabajo arduo, en donde cada parte debió cumplir su rol”, señaló al respecto Alejandro Vicente. “Desde la comuna -y a través del Ejecutivo- teníamos la misión por un lado de acordar una justa recomposición salarial para los trabajadores y que no vean afectados sus ingresos con la posibilidad de índices inflacionarios que afecten el poder adquisitivo”, remarcó.

Además, el Subsecretario de Gobierno hizo hincapié en que, por otro lado, tenían la misión también “de evaluar que las finanzas municipales y la asistencia financiera sirvan para poder atender a esos incrementos salariales”.

Esas dos premisas fueron las que tuvimos permanentemente, dentro del marco de las negociaciones. Este tipo de trabajos son importantes –a nuestro modo de entender- porque tienden a permitirle al trabajador municipal  una justa recomposición de sus salarios y a la gestión permitir el desarrollo normal de la función municipal”, concluyó Vicente.

El acuerdo entre el Ejecutivo y el sindicato, que terminó siendo avalado por la comisión directiva y el cuerpo de delegados en las primeras horas de la tarde, fue consensuado luego de evaluar diferentes alternativas a lo largo de los últimos 4 meses.

Durante ese período hubo diversas medidas de fuerza, dirigidas a lograr que el Ejecutivo mejorara su oferta inicial, consistente en otorgar un 18% de aumento para todo el año, dividido en cuatro pagos del 4,5%, incluyendo una cláusula gatillo. En ese momento el STM reclamó una suba del 25%, para luego reducir su pedido a un 22%.

Powered by keepvid themefull earn money