El presidente Macron lanza las primeras medidas para moralizar la política

frances

El primer gran proyecto de Emmanuel Macron ya se ha puesto en marcha.El ministro de Justicia, François Bayrou, presentó ayer una “ley para reforzar la confianza en la clase política” cuyo objetivo consiste en acabar con la corrupción. Se trata en realidad de dos proyectos de ley y una reforma constitucional que cambiarán de forma drástica la vida de los ministros y los cargos electos. Una de las novedades más llamativas es la creación de un “banco de la democracia”, de titularidad pública, para financiar partidos y candidaturas. “No es aceptable que un banco privado pueda decidir sobre la vida o la muerte de un partido político”, explicó Bayrou.

La reforma constitucional será necesaria para suprimir el Tribunal de Justicia de la República, una institución creada en 1993 para juzgar a los miembros del Gobierno. En adelante, los delitos ministeriales corresponderán a la Justicia ordinaria. El gran proyecto contra la corrupción consta de otros dos apartados, el llamado “de probidad” y el correspondiente a la financiación política.

A fin de que los políticos sean probos se prohibirá que contraten a familiares con dinero público, se les inhabilitará por 10 años en caso de incumplimiento de las obligaciones fiscales, se les impedirá votar en el Parlamento las leyes en las que puedan incurrir en conflicto de intereses y se exigirá a diputados y senadores que justifiquen el uso de los fondos de maniobra de que disponen. Esto último provocó varias reacciones en contra. “Es escandaloso y demagógico“, clamó Julien Aubert, diputado gaullista, “los parlamentarios tenemos cosas más importantes que hacer que guardar el recibo cada vez que compramos un bolígrafo”. También se prohibirá a los parlamentarios que encadenen más de tres mandatos consecutivos.

La financiación política se basará en una nueva entidad, dependiente de la pública Caja de Depósitos. El Frente Nacional, al que la banca francesa no quiere prestar dinero, celebró la medida. Se prohibirán las donaciones a partidos por parte de personas jurídicas extranjeras y las otras donaciones, societarias o personales, deberán hacerse públicas.

El paquete de medidas, cuyo desarrollo llevará meses, coincide con laapertura de una investigación sobre Richard Ferrand, ministro de Cohesión Territorial, secretario general de La République en Marche! y uno de los hombres más próximos al presidente Macron.

Hugo Barze – Corresponsal en Europa

Powered by keepvid themefull earn money