Salman Abedi, el autor del atentado en Manchester era un británico hijo de refugiados libios

atentado2

Al menos 22 personas murieron anoche y otras 59 resultaron heridas en el atentado suicida durante un concierto de la artista estadounidense Ariana Grande celebrado en el Manchester Arena.

El autor de la masacre de Manchester ha sido identificado como Salman Abedi, de 22 años, nacido en la propia ciudad británica, es hijo de refugiados libios que llegaron al Reino Unido huyendo del régimen de Muamar  el Gadafi, según revelan varios medios británicos atribuyéndolo a fuentes del Gobierno norteamericano.

El padre del terrorista suicida, Ramadna Abedi, es un agente de seguridad, según informa ‘The Daily Telegraph’. Su madre, Samia Tabbal, tiene 50 años.

La familia pidió asilo en primera instancia en Londres y se trasladó al barrio de Fallowfield, al sur de Manchester, donde tuvieron cuatro hijos (Salman fue el segundo).

La policía británica  no proporcionó información sobre la identidad del terrorista, pero debido a una filtración  a medios nortemericanos ,  a media tarde desde Londres se ha confirmado la identidad del terrorista.

Abedi creció en las cercanías de la escuela Whalley Range, donde estudiaron Zahra y Salma Halane, que saltaron en 2015 a los titulares tras haber renunciado a su carrera de medicina para unirse al Estado Islámico en Siria.atentado1

Al parecer, la familia del terrorista regresó recientemente a Libia, pero los dos hermanos mayores, con ciudadanía británica, decidieron quedarse en la casa familiar de Fallowfield, en una zona con fuerte presencia yihadista.

La policía, esta tarde  peinó el barrio y  al encontrar explosivos en  una vivienda, llevó a cabo una detonación controlada.

Según expertos policiales, el explosivo usado en el  Manchester  Arena era relativamente “sofisticado” y tuvo que ser fabricado por un “experto“.

La policía sospecha que Abedi estuvo el día anterior al concierto examinando el perímetro de seguridad preparando el atentado.

El terrorista suicida logró aparentemente franquear un primer control aprovechando que la atención de los agentes de seguridad se centraba en la salida de los asistentes al concierto.

Solo  así se explica que pudiera llegar hasta el hall del recinto con el explosivo que hizo estallar pasadas las 10,30 de la noche, cuando los 21.000 espectadores (entre ellos cientos de niños) abandonaban el recinto.

Las horas que siguieron al atentado estuvieron dominadas por la confusión habitual en estos casos, con las redes sociales llenas de mensajes de familiares y amigos que buscaban a sus allegados. 400 agentes participaron durante la noche en la operación tras recibirse más de 250 llamadas a los servicios de Emergencia.

Se trata del peor atentado sufrido en suelo británico desde los atentados de 2005 en Londres en los que murieron 56 personas. Los hechos trajeron a la memoria el atentado en la sala Bataclan de París, en el que murieron decenas de personas que asistían a un concierto de Eagles of Death Metal, en noviembre de 2015.

Las horas que siguieron al atentado estuvieron dominadas por la confusión habitual en estos casos, con las redes sociales llenas de mensajes de familiares y amigos que buscaban a sus allegados. 400 agentes participaron durante la noche en la operación tras recibirse más de 250 llamadas a los servicios de Emergencia.

Se trata del peor atentado sufrido en suelo británico desde los atentados de 2005 en Londres en los que murieron 56 personas. Los hechos trajeron a la memoria el atentado en la sala Bataclan de París, en el que murieron decenas de personas que asistían a un concierto de Eagles of Death Metal, en noviembre de 2015.

Hugo Barze – Corresponsal en Europa

Powered by keepvid themefull earn money