Marcone, “capitán” de la Asociación de Fomento del Puerto que cumplirá 80 años

MARCONE

El barrio Puerto es, sin duda alguna, el lugar más emblemático que tiene la ciudad. La industria de la pesca fue, históricamente, su motor de progreso, pero también se caracteriza por su fuerte vínculo con la comunidad italiana, el desarrollo urbano de la ciudad y de sus instituciones.

Si hay alguien que conoce de punta a punta la zona sur de Mar del Plata es Xavier Marcone, presidente de la Asciación de Fomento Puerto. En el marco del Día Internacional del Trabajador, dialogamos con él sobre el rol del vecinalismo hoy: “siempre va a haber una necesidad en el barrio que requiera ser gestionada”.

Hace 45 años que Marcone forma parte activa de lo que se conoce como vecinalismo, una manera de canalizar lo que hace falta para que las personas vivan mejor. Comenzó en 1972, cuando las necesidades eran otras. “Las sociedades de fomento nacen de la voluntad de un grupo de dirigentes que buscaban centralizar lo que fuera necesario para mejorar el barrio, asumían esa responsabilidad de escuchar al vecino, recopilar deseos y bajo notas y expedientes, conseguir lo requerido, eran tipos con vocación de servicio”.

La Asociación de Fomento del Puerto es la más antigua de la ciudad, fue fundada en 1937, en agosto va a cumplir 80 años. Con el paso del tiempo, el crecimiento demográfico hizo que se crearan nuevos barrios, y con ellos, nuevas instituciones, por lo tanto, las funciones y los objetivos en los territorios se fueron re configurando.

Los pedidos que elevaban a la municipalidad y sus entes eran servicios: cloacas, asfalto, luminarias, gas natural, agua corriente, recolección de residuos, en síntesis, lo que se necesita para urbanizar. Según Marcone, con la creación de los nuevos barrios como Colinas de Peralta Ramos, Termas Huinco, Cerrito, Juramento, entre otros, la jurisdicción Puerto cedió territorio. Hoy comprende un radio que va por Juan B. Justo hasta Cerrito, desde Cerrito hasta 12 de octubre, de 12 de octubre hasta Edison, Edison Vértiz y desde Vértiz hasta la costa.

“Hoy tenemos comisaría, colegios, iglesia, asfalto, cloacas, la gente no viene a pedir nada porque todo anda medianamente bien y cuando algo no funciona van a los medios o a la delegación, entonces la sociedad de fomento cumplió su objetivo original”, relata el fomentista.

Sin embargo, eso no significa el fin de estas instituciones. Hoy, los objetivos son otros: “lo que nos moviliza es meramente cultural y social, por eso tenemos el Museo Cleto Ciocchini por ejemplo, que recibe mucha gente, no tiene subvención de ningún tipo y busca contar la historia del puerto y de los pescadores”.

Son tres las sedes que tiene la Asociación y en todas las actividades que hoy se llevan adelante tienen que ver con la formación para el crecimiento y el desarrollo de las personas: “en una de las sedes tenemos dos Clubes de Buceo, AMBA y Thalassa, que no sólo enseñan, sino que además lo fomentan yendo a escuelas y difundiendo nuestro fondo marítimo”, cuenta Xavier quien además practica buceo y agrega que “los chicos no saben que a 18km de la costa hay más vida en el fondo del mar que en el Caribe”.

Por otro lado, está la sede ubicada en Padre Dutto 383 que se financia con el alquiler del salón y donde se imparten otras importantes actividades culturales y sociales como Scholorum Nautas, un Centro de Formación “para gente de mar”, reconocida por Prefectura Naval y cuyo objetivo es la capacitación. Uno puede formarse como Marinero de cubierta, auxiliar de máquinas, entre otros cursos. Al respecto, Marcone anuncia que “hay más de cien jóvenes capacitándose para salir al mar”.

En esa misma institución, relata el presidente de la asociación, “tenemos los planes PEBA, Payamédicos y dos colegios de adultos funcionando y a nadie se le cobra nada, nosotros nos hacemos cargo de los costos y el mantenimiento”.

Como relataba Marcone más arriba, en la actualidad las funciones principales de las asociaciones tienen que ver con lo cultural y lo social, sin embargo, hay otras acciones que impulsan y que tal vez tengan que ver con la experiencia, se trata de la colaboración y el trabajo en red que hacen por las nuevas sociedades que se abrieron con la expansión del territorio.

Mientras habla y delimita las zonas haciendo mapas simbólicos en el aire y enumerando calles y barrios, contando problemáticas y realidades adversas. “Gestionamos para otras sociedades de fomento, por ejemplo, para barrio Nuevo Golf donde colaboramos con terrenos al igual que para el barrio Independencia donde por lo bajo de la zona no pueden hacerse cloacas, dimos terrenos para que Obras Sanitarias pueda poner una bomba elevadora y hacer las obras necesarias”.

Es inevitable que en el discurso se filtre “lo político” para lo cual nuestro entrevistado tiene ideas innovadoras que quizás despierten controversia en algunos sectores.

En lo que respecta al vecinalismo, él cree que “cuando un vecinalista se transforma en un dirigente político, sonamos. Ahí hay una contradicción, todos nuestros estatutos dicen que no se puede hablar ni de política ni de religión. La religión va en cada uno y la política “la hacemos nosotros”, te dicen los políticos. Por eso no creo en la Federación”, argumenta Marcone.

Powered by keepvid themefull earn money