La FIBA permitirá jugar con hijab, turbantes o kipá, desde octubre

fiba

Los jugadores de baloncesto de ambos sexos,  podrán usar prendas de carácter religioso después de que la FIBA aprobara este jueves una nueva regla que entrará en vigor el próximo 1 de octubre y que derogará una prohibición que ha estado vigente durante 20 años, originalmente impuesta por razones de seguridad.

“La nueva norma es el resultado del hecho de que los códigos de vestimenta tradicionales en algunos países, que exigían que la cabeza y/o el cuerpo entero fuera cubierto, eran incompatibles con una regla que estaba vigente en la FIBA”, dijo el organismo en un comunicado.

En 2014, la selección femenina de Qatar se retiró de los Juegos Asiáticos disputados en Corea del Sur después de que se le negara el permiso para usar el hijab en la cancha. Los organizadores pidieron a las jugadoras que se quitaran el velo durante el partido contra Mongolia, pero las cataríes se negaron y aceptaron perder el encuentro.

Pero fue la insistencia de una las grandes promesas del baloncesto en Estados Unidos la que llevó a la FIBA a plantearse derogar la polémica regla. Bilqis Abdul-Qaadir intentó probar suerte en el baloncesto europeo antes de dar el paso a la WNBA, pero su sueño se truncó cuando se topó con la normativa que le prohibía llevar símbolos religiosos en la cabeza. Para jugar tenía que renunciar a portar la hijab y para ella era como renunciar a su religión.

En 2014 comenzó su particular cruzada contra el organismo internacional para que éste levantara dicha prohibición. Dos organizaciones,Athlete Ally y Shirzanan, decidieron apoyar a la jugadora publicando una carta solicitando a la FIBA que derogaran la norma. Esa carta fue firmada por más de 40 deportistas y directivos para intentar convencer a la Federación de que todas las mujeres tienen derecho a jugar al baloncesto sin renunciar a sus creencias religiosas.

Y la FIBA cedió.

En septiembre de ese mismo año, la organización comenzó un período de dos años de prueba, otorgando excepciones a nivel nacional. Su directiva aprobó una modificación a la regla tras recibir un informe satisfactorio en enero, en el que se destacaba como un momento histórico un partido de prueba el 13 de abril en Irán en el que participaban mujeres con hijabs, puesto que “fue la primera vez en la que los hombres presenciaron un evento deportivo femenino en persona”.

La nueva norma también permitirá jugar con turbantes o la kipá, pequeña gorra ritual usada tradicionalmente por los varones judíos. Asimismo, el casco deberá ser blanco, negro o del mismo color dominante que el del uniforme y el mismo color para todos los jugadores. Tampoco deberá cubrir total o parcialmente la cara de la jugadora.

De esta forma, el baloncesto se une a otros deportes como el fútbol o el voleibol en los que los deportistas no tendrán que renunciar a símbolos característicos de sus religiones para poder competir.

Sin duda, se trata de una decisión que provocará más de una polémica, por un lado ¿hasta donde tiene injerencia la religión?, por otro lado, desde el punto de vista de los Derechos Humanos, ¿ deberían ser más amplios en temas  multiculturales y/o tradicionales de todos los continentes y no solo de América y Europa.?

Hugo Barze – Corresponsal en Europa

Powered by keepvid themefull earn money