Dr. EDUARDO ROMANIN: Fallo Discutido

ROMANIN

En fallo dividido la Corte Suprema de Justicia de la Nación, con el voto de los magistrados Rosenkrantz, Highton y Rosseti por la mayoría y los jueces Lorenzetti y Maqueda por la minoría, decidieron aplicar la ley 24390, hoy derogada, y que rigió en el país entre el año 1994 y el 2001 a los que cometieron  delitos de Lesa Humanidad. Cabe consignar que en la actualidad el ochenta por ciento de los delincuentes presos por delito de Lesa Humanidad no tienen sentencia judicial y le es aplicable este fallo.

La resolución de la Corte implica reconocer la vigencia de la ley 24390 – ley más benigna- en virtud de lo dispuesto por el código Penal, art 2, a todos aquellos juzgados, procesados y sentenciados por delitos de Lesa Humanidad sin importar la fecha en la cual se cometió el delito. Para la mayoría de los jueces que hizo lugar al recurso extraordinario presentado por el represor y secuestrador Muiño, los delitos por él cometido deben ser computados en su pena por el famoso dos por uno instituido por la ley hoy derogada 24390.

Para la minoría disidente, en cambio, la ley aplicable no puede ser otra que la 25430, que determina que para los delitos de Lesa Humanidad, al ser los mismos de carácter permanente y continuado en su consumación, lo que cabe es aplicar en el computo de la pena la última ley vigente al momento de realizarse el delito. Vale decir, no se aplica el dos por uno sino el computo normal y regular, o sea año por año.

La principal contradicción del fallo que se observa en el dictamen de la mayoría  se plasma en el hecho que por el tipo de delito, la Corte los ha considerado imprescriptibles no sujetos a ningún tipo de anmistia . Sin embargo, en este, caso los asimila a los delicuentes comunes   , sin considerar el carácter moral y social de este delito que al momento de dictarse el fallo sigue siendo considerado socialmente como un delito execrable. Por lo tanto no puede haber aplicación de ley más benigna cuando dicha ley fue derogada por otra diferente, sin que la valoración social del delito haya sufrido cambio alguno.

El repudio generalizado que el fallo ha generado en vastísimos sectores políticos y sociales se funda en la percepción que el gobierno de MM intenta encontrar una diagonal, con fines electorales, para endulzar la situación de los detenidos y con ellos captar el voto de los sectores no conforme con los juicios y si conformes con los militares golpitas .

Sin embargo el Nunca Más sigue vigente y hoy más que nunca la necesidad de encontrar la verdad de lo ocurrido durante la dictadura militar conlleva la obligación moral de castigar a los culpables y de encontrar a través del efectivo cumplimiento de penas impuestas el verdadero camino de la reconciliación nacional. Sin verdad no hay justicia y sin arrepentimirnto de los causantes no puede existir el perdón de las victimas. Asi hacerlo Será Justicia.

 

Powered by keepvid themefull earn money