El Papa desde Egipto lanza un “NO” alto y claro a toda forma de violencia en nombre de Dios”

papa-francisco-y-el-iman-de-al-jpg_604x0

Si muchas de las visitas internacionales que realiza el Papa Francisco, son catalogadas de históricas, sin ninguna duda, la que ha iniciado hoy  en Egipto, además de serlo, permite calificarlo como un hombre y un Sumo Pontífice, valiente que asume los retos que supone aplicar las enseñanzas cristianas, en todo momento,      por ejemplo, la del pastor que va en busca de la oveja rezagada y  la coge en brazos para devolverla al rebaño.

En este caso la visita papal, extiende física y espiritualmente un abrazo  sobre los cristianos coptos, esa minoría religiosa que ha sido atacada en los últimos tiempos en el país del Nilo, como el reciente atentado que provocó muertes en el templo de la ciudad egipcia.

“La unica alternativa a la barbarie del conflicto es la cultura del encuentro”. Es la llamada al diálogo interreligioso que ha lanzado  el Papa Francisco desde Egipto, “tierra de civilización y alianzas”.

En un país profundamente dividido por la represión de los últimos cuatro años, el pontífice ha subrayado que “la religión no es un problema sino parte de la solución” y ha instado a abordar el “desafío de civilización tan urgente y emocionante”.

Juntos, desde esta tierra de encuentro entre el cielo y la tierra, de alianzas entre los pueblos y entre los creyentes, repetimos un ‘no’ alto y claro a toda forma de violencia, de venganza y de odio cometidos en nombre de la religión o en nombre de Dios. Juntos afirmamos laincompatibilidad entre la fe y la violencia, entre creer y odiar“, ha declarado Francisco durante su intervención en la conferencia de Paz de Al Azhar, la institución más prestigiosa del islam suní.

La visita del pontífice argentino, rodeada de altas medidas de seguridad, la primera al más poblado de los países árabes, se produce tres semanas después de dos ataques contra iglesias coptas ortodoxas que segaron 47 vidas, reivindicados por el autodenominado Estado Islámico (EI).

Es un viaje de unidad y fraternidad. Menos de dos días, pero muy intenso”, dijo el Papa a los periodistas que lo acompañaban en el avión que le llevaba a El Cairo.

El pontífice también ha advertido sobre “la tentación de endurecerse y encerrarse” y sus síntomas. ” Ninguna incitación a la violencia garantizará la paz, y cualquier acción unilateral que no ponga en marcha procesos constructivos y compartidos, en realidad, sólo beneficia a los partidarios del radicalismo y de la violencia”, ha resaltado en una alusión a la marea política que recorre los países de Occidente.

“La  pobreza arraiga los extremismos”

Para prevenir los conflictos y construir la paz -ha relatado- es esencial trabajar para eliminar las situaciones de pobreza y de explotación, donde los extremismos arraigan fácilmente, así como evitar que el flujo de dinero y armas llegue a los que fomentan la violencia. Para ir más a la raíz, es necesario detener la proliferación de armas que, si se siguen produciendo y comercializando, tarde o temprano llegarán a utilizarse. Sólo sacando a la luz las turbias maniobras que alimentan el cáncer de la guerra se pueden prevenir sus causas reales”.

En una región atrapada entre regímenes autócratas y el yihadismo,Francisco ha insistido en que los líderes religiosos deben “desenmascarar la violencia que se disfraza de supuesta sacralidad” y en la necesidad demejorar la educación de los jóvenes, “conforme a la naturaleza del hombre, un ser abierto y relacional”.

Palabras de Ahmed el Tayeb

El gran jeque Ahmed el Tayeb ha formulado una exhortación para“caminar juntos deshaciendo prejuicios”, añadió luego ;”necesitamos liberar la imagen de las religiones de falsos conceptos, incomprensión, malas prácticas y falsa religiosidad. Estos demonios azuzan los conflictos, propagan el odio e instigan la violencia. No deberíamos pedir cuentas a la religión de los crímenes que cometen un pequeño grupo de sus seguidores”, ha señalado el rostro del “islam moderado“, muy criticado durante las últimas semanas en Egipto por su incapacidad para reformar el discurso religioso.

“Por ejemplo“, ha proseguido, “el islam no es una religión de terrorismo por mucho que un grupo de sus seguidores trate de manipular los textos islámicos y malinterpretarlos desde su ignorancia. Luego, derraman sangre, matan a gente y difunden la destrucción. Por desgracia, tienen a su alcance una fuente de financiación, armamento y entrenamiento.abrahámico.

“El judaísmo no es una religión de terrorismo sólo porque un grupo de sus creyentes emplee las enseñanzas de Moisés, Dios les perdone, paraocupar tierras y robar millones a los civiles autóctonos e indefensosdel pueblo palestino, que tienen derechos originales sobre esa tierra”. “Tampoco es justo decir que la civilización europea es una civilización de terrorismo por las dos guerras mundiales que dejaron 70 millones de muertes. Y lo mismo se aplica a la civilización estadounidense, cuyas bombas atómicas arrasaron Hiroshima y Nagasaki“.

“Si abrimos la puerta a las acusaciones, como lo hacemos contra el islam, ninguna religión, civilización o historia resultaría inocente del cargo de violencia y terrorismo”, ha remachado Al Tayeb, quien ha agradecido al Papa su “apoyo a la verdad y la defensa del islam” contra tales imputaciones. “Estemos todos juntos contra las políticas de hegemonía y las teorías del ‘choque de civilizaciones’, ‘el fin de la Historia’, ‘las llamadas al ateísmo’, la ‘mentalidad maquiavélica’ y la ‘modernidad irreligiosa'”, ha concluido.

Hugo Barze – Corresponsal en Europa

Powered by keepvid themefull earn money