La campaña electoral francesa arranca con el primer debate de los candidatos

This combination of pictures created from file photographs on March 20, 2017 shows 2017 French presidential election candidates (L-R and arranged in alphabetical order) Francois Fillon of the Les Republicains (LR) Party, Benoit Hamon of the Socialist Party (PS), Marine Le Pen of the far-right National Front (FN), Emmanuel Macron of the En-Marche movement and Jean-Luc Melenchon of the far left coalition "La France insoumise". France's presidential election moves into high gear on March 20, 2017 when the top five contenders face off in a TV debate that could help sway legions of undecided voters, a month before they go to the polls. / AFP PHOTO / JOEL SAGET AND Eric FEFERBERG

La ultraderechista Marine Le Pen y el centrista Emmanuel Macron, encabezan los sondeos, pero el alto número de indecisos, en torno al 40%, hace posible cualquier vuelco de estos porcentajes.

Se espera que los debates televisados, el primero de los cuales se está celebrando esta noche, ayuden a lanzar la discusión pública.

La primera votación, de la que saldrán los dos candidatos que se disputarán la presidencia el 7 de mayo, se celebrará dentro de un mes.

En anteriores elecciones se sabía ya a estas alturas cuál era el tema dominante: en 1995, la fractura social; en 2002, la seguridad; en 2007, el trabajo; en 2012, las desigualdades. En 2017, sin embargo, cada aspirante desarrolla su discurso como un monólogo y no ha surgido todavía una cuestión central, un eje de la campaña.

El vacío se debe, en parte, a que el candidato de la derecha, François Fillon, ha ejercido algo parecido a un monopolio sobre la atención informativa. Partía como gran favorito y su campaña se incendió en pleno vuelo: su imputación por los presuntos empleos ficticios de su esposa, el descubrimiento de una retahíla de corruptelas y las dudas sobre si sería capaz de mantener el respaldo de su partido, Los Republicanos, le han mantenido de forma permanente en las pantallas y las portadas.

Fillon ha resistido, aunque se ha dejado mucha popularidad por el camino y ha tenido que cambiar un lema, ‘El coraje de la verdad’, que resultaba cómico después de tantas mentiras. El nuevo, ‘Una voluntad para Francia’, se presta menos a los chascarrillos.

Los riesgos son enormes. De un lado, el que encarnan Marine Le Pen y el Frente Nacional, con su proyecto de salir de la Unión Europea y de la unión monetaria y su programa de “preferencia nacional”, que incluye el cierre de fronteras a los inmigrantes. Todas las proyecciones indican que Le Pen sería derrotada en la segunda vuelta, tanto por Macron como porFillon, pero las proyecciones no siempre aciertan.

De otro lado, la irrupción de Emmanuel Macron, un hombre de 40 años, jamás elegido para ningún cargo público, sin otra experiencia que dos años como ministro de Economía y, de momento, sin un partido que pueda respaldarle en elParlamento. Macron representa hasta cierto punto la continuidad de François Hollande, el presidente más impopular de la Quinta República.

Las dificultades de los dos grandes partidos, republicanos a la derecha y socialistas a la izquierda, reflejan la agonía del bipartidismo que ha caracterizado la república presidencialista creada por el general Charles de Gaulle.

Hoy por hoy, ni el gaullista conservador François Fillon ni el socialista Benôit Hamon parecen en condiciones de acceder a la segunda vuelta.

El secretario general socialista, Jean-Christophe Cambadélis, aventura que, gane quien gane, el próximo presidente sufrirá “una crisis permanente”.

Hugo Barze – Corresponsal en Europa

Powered by keepvid themefull earn money