Marine Le Pen: “Soy la única candidata que habla del fundamentalismo islámico”

marine

Cuando faltan solo cuatro semanas  para  la primera vuelta de las Elecciones presidenciales francesas, unas 3.000 personas acudieron este sábado  al recinto de  Las Arenas de Metz, al noreste del país, para escuchar a la candidata del Frente Nacional,Marine Le Pen.

Entre el público se encontraban , jubilados, cientos de jóvenes y numerosas familias con hijos, convencidos de que ella es su última esperanza en un país que, creen, les ha dado la espalda.

La intención de voto de la candidata,  suele aumentar cada vez que el terrorismo golpea Francia. Precisamente horas antes de su discurso en Metz, un hombre era abatido en el aeropuerto de Orly tras tratar de robar el arma de una soldado. Como no podía ser de otra forma, su discurso empezó mencionando este nuevo ataque: “Soy la única en esta campaña que aborda estas cuestiones. La mayoría de candidatos no se atreve a mencionar el problema del fundamentalismo islámico”.

Favorita en la primera vuelta en los sondeos con el 26% de los votos, Le Pendenuncia así la “cobardía” de sus contrincantes centrados, según ella, “en sus propios intereses” e “incapaces  de hacer frente” a la cuestión.

Para Le Pen y su partido se trata de unos comicios clave en los que el pueblo francés debe hacer “una elección de civilizaciones”. “No podemos perder un minuto en la lucha contra la inmigración y el comunitarismo”, dice. Alguien entre el público responde al grito de “¡Francia para los franceses!”, y los 3.000 asistentes comienzan a entonar el tradicional canto de los seguidores del FN: “On est cheznous!”. Esta es nuestra casa.

Más que propuestas, Marine Le Pen lanza las frases de cólera que encienden a sus votantes: inmigración, seguridad, restablecer las fronteras, recuperar el control de la moneda… Para ella, basta recordar que esta misma ciudad acogió hace justo una semana al ministro de Exteriores turco, vetado en Holanda, Suiza o Alemania pero no en Francia; un “chantaje” de Erdogan, “muestra del comunitarismo intolerable”.

A cada una de estas sentencias, el público responde con gritos de “¡presidenta!” o el famoso “on est chez nous!” que ha dado incluso lugar a una película que se estrenó en las salas francesas el mes pasado.

Por lo demás, una larga lista de burlas contra sus contrincantes, especialmente los únicos capaces de hacerle frente hasta el momento: Emmanuel Macron y, con cada vez menor fuerza, François Fillon. Benoît Hamon y Jean-Luc Mélenchon ni siquiera parecen existir.

En compañía de sus inseparables compañeros de partido y amigos íntimos, Jean-Lin Lacapelle o Florian Philippot, que fue cabeza de lista en las pasadas elecciones regionales perdiendo en la segunda vuelta con el 36% de los votos, Marine pide a los abstencionistas que le den una oportunidad. En las elecciones presidenciales, la abstención no suele superar el 15% pero de momento amenaza con el 32%. “Le digo a esa gente que hoy tienen la posibilidad de cambiar las cosas. En estas elecciones, votar será un acto de poder, por fin será un voto útil”.

Hugo Barze – Corresponsal en Europa

Powered by keepvid themefull earn money