La Mujer en el Sindicalismo

Ella rechazo a pies juntillas el marido que quería imponerle dado la situación social de Mariquita, pero ella mantuvo firmemente su negativa a pesar de la insistencia de su padres. Tiempo después se casó con el hombre que amaba a pesar de las críticas de la alta sociedad.
Ya en esa época muy lejana las mujeres queríamos abrir nuestros propios caminos.
La historia del sindicalismo no se entiende, sin reconocer la lucha de las mujeres. Este texto pretende llevar a cabo un breve análisis sobre esta y otras cuestiones desde la mirada de género.
Hubo hechos en que las mujeres decidieron al hombre a la lucha, siendo las que tomaron la Iniciativa, sin embargo estas historias son poco recordadas. Los historiadores casi siempre solo recuerdan a las heroínas individuales a las sobre las que se levantan estatuas; pero están las otras, las heroínas anónimas, las que participaron en profundas luchas de clase, de las cuales se podrían narrar momentos espontáneos siendo organizados por obreras, huelgas importantes de composición obrera femenina como lo fue el de las fosforeras.
Las obreras de esa industria protagonizaron una huelga memorable en 1906, cuando estalló una lucha protagonizada por las fosforeras en fábricas y talleres. Comenzó en Barracas y continuó en Avellaneda. En la huelga participaron 1.300 mujeres, reclamaban salarios y condiciones dignas, el conflicto duro 5 meses, muchas fosforeras fueron encarceladas.
Los vecinos de barracas y Avellaneda conmovidos organizaron una marcha en solidaridad con las obrera que lograron su libertad. Los medios de aquella época hicieron duras críticas al reclamo de las trabajadoras, en 1909 se organizan un grupo de fosforeras y fundan una asociación; que no era un sindicato como los actuales, sino una mutual, que al mismo tiempo postulaba la obtención de mejoras y condiciones de trabajo, de esta manera nace Barracas al Sur, la primera escuela fundada para adultos en la provincia de Buenos Aires.
Hay un hecho anecdótico poco conocido. En 1920 se estrenó por Azucena Maizani el tango Fosforerita que luego inmortalizara Carlos Gardel.
En la actualidad, y ya en tiempos de cambio de conciencia, de cultura, de igualdad de oportunidades más allá del avance significativo que hemos logrado, persiste aún la falta de equidad entre mujeres y hombres. Después de aprobada la ley 25.674 (cupo sindical femenino) impulsada por la ex Ministro de Trabajo y actual Diputada Nacional Dra. Graciela Camaño, muchas mujeres nos abrimos caminos más fácilmente amparadas en dicha norma.
Reconociendo que el solo hecho de ser mujer nos da una ventaja favorable, ya que nos resulta más sencillo el manejo de muchas situaciones que resulta engorrosa para el hombre.
Tenemos grandes mujeres en las historia, no puedo dejar de nombrar a nuestra líder máxima EVA PERON, Alicia Moreau de Justo; mujeres, que dejaron huellas imborrables que seguimos transitando en nuestros días .
Hoy trabajamos y luchamos por nuestros espacio, en los cargos jerárquicos, puesto de trabajo, espacios políticos, sindicales, y en estos últimos días luchamos también por nuestros espacio en la Suprema Corte de Justicia , considerando que “No Hay Justicia para las Mujeres, Sin Mujeres en la Justicia”
La mujer en el sindicalismo ha hecho y continuara haciendo historia, solo pretendemos ir a la par del hombre ni un paso adelante ni un paso atrás. Marcando los procesos de la historia.
Por Mercedes Morro

Powered by keepvid themefull earn money